Odontología Conservadora.
¿Tienes alguna duda? Llámanos.

 


Como su propio nombre indica, este apartado de la Odontología pretende “conservar” el diente, evitando la extracción del mismo. Se utiliza para restaurar las zonas dañadas por caries y otras afecciones, limpiando y tratando el tejido dañado sin afectar al resto del diente, sellando luego la zona tratada con una obturación o empaste.

También forma parte de la odontología conservadora la llamada odontología preventiva, con la que se reduce la necesidad de tratamientos dentales a medio y largo plazo mediante sellado de fisuras, obturaciones simples, reconstrucciones y endodoncias (lo que se conoce como “matar o quitar el nervio”).

PREVENCIÓN DE LA CARIES

Procura no comer alimentos azucarados. Intenta evitar especialmente los dulces que sean de consistencia pegajosa (es mucho mejor tomar un batido que un caramelo masticable).

Cepíllate los dientes después de cada comida, antes de que pasen 15 minutos preferiblemente, y durante al menos 3 minutos. Es importantísimo no olvidar ninguna cara de ningún diente.

Utiliza seda dental o cepillos interdentales, dependiendo de tu caso, para evitar que te salgan caries entre los dientes; en Clínica Fontenay te recomendaremos lo más adecuado para ti y te indicaremos como hacerlo a través de nuestro departamento de Educación en Higiene Oral.

Hay algunos alimentos que pueden contribuir a prevenir la caries, como el queso o el té; si se consumen dulces, lo ideal es que contengan xilitol en lugar de sacarosa.

No olvides acudir a tus revisiones periódicas. Existen tratamientos preventivos específicos para evitar las caries, como los selladores de fisuras y el gel de flúor en niños.

 

 

CONSEJOS PARA CONSEGUIR UN BUEN CEPILLADO.

  1. Emplear un cepillo de dureza media.
  2. Aplicar un ángulo de 45º en relación con el eje del diente.
  3. Realizar movimientos de rotación sobre el diente y barrido en dirección incisal.
  4. Llevar un orden, para evitar dejarnos alguna zona sin cepillar.
  5. Emplear de 3 a 5 minutos en cada cepillado.
  6. Cepillar los dientes después de cada comida, antes de que pasen 15 minutos preferiblemente.

Si seguimos estos consejos y acudimos a nuestras revisiones periódicas, evitaremos muchos problemas bucodentales.

¿Quieres más información?