Podología.
¿Tienes alguna duda? Llámanos.


¿QUIEN ES EL PODÓLOGO?

El podólogo, es el profesional médico especializado en el estudio integral de las alteraciones y enfermedades del pie y su relación con el resto del cuerpo, rodillas, caderas, espalda. Actualmente y cada vez más, los podólogos hemos tenido un reconocimiento social adquirido por el alto grado de formación, especialización universitaria y competencias adquiridas. Por suerte, lejos queda la visión del “callista”. El podólogo es un profesional cualificado que ha sido preparado para la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las condiciones anormales de los pies y de los miembros inferiores. Actúa también en la prevención y corrección de las deformidades de los pies.

 

¿QUÉ TRATAMOS EN CLÍNICA FONTENAY?

Las consultas más habituales en las que trabajamos son las siguientes:

» TRATAMIENTO DEL PIE «

» EXPLORACIÓN BIOMECÁNICA «

» PLANTILLAS PERSONALIZADAS «

» QUIROPODIA (CALLOS, DUREZAS Y UÑAS) «

» SILICONAS PODOLÓGICAS «

» ÚLCERAS «

» TRATAMIENTO DE PAPILOMAS «

» PACIENTES DIABÉTICOS «

» UÑAS ENCARNADAS «

» HONGOS «

Es importante acudir al podólogo siempre que notemos dolor, no importa la edad, ya que cada etapa presenta una patología distinta.

LA QUIROPODIA

Este es el tratamiento mas demandado entre los pacientes que acuden al Podologo, consiste en la eliminación de durezas (hiperqueratosis), callos (helomas), corte de uñas y fresado. La piel se endurece y engrosa por un exceso de presión y fricción del pie. Un calzado inapropiado o deformidades en las articulaciones son la causa de estas alteraciones de la piel.

 

PACIENTES DIABÉTICOS

La diabetes es una enfermedad cada vez más común entre personas de todas las edades. Los diabéticos deben tener un cuidado especial de sus pies, puesto que esta enfermedad puede desarrollar complicaciones como alteraciones de la sensibilidad (neuropatía diabética) y problemas circulatorios (enfermedad vascular periférica) que pueden derivar en ulceraciones del pie de difícil tratamiento. Por todo esto es aconsejable realizar revisiones periódicas con el podólogo, para llevar un control rutinario de la piel de los pies, aparición de callosidades, alteraciones de la sensibilidad, zonas de mayor exposición a las rozaduras, etc.

LA IMPORTANCIA DEL CALZADO

A la hora de elegir un buen calzado no debemos tener en cuenta sólo la estética del mismo, hay que prestar especial atención a su longitud y anchura, y a los materiales con los que está confeccionado. El calzado debe ajustarse bien a nuestro pie, pero sin comprimir en exceso ninguna zona, para así evitar la aparición de callosidades, deformaciones digitales y otras alteraciones. Los materiales nobles como la piel, permiten una buena transpiración de la piel por lo que serán de primera elección, descartando siempre los materiales plásticos que favorecen la sudoración y aparición de infecciones en la piel. Para conocer qué tipo de calzado es el más adecuado, muchos de nuestros pacientes realizan en nuestra clínica su estudio personalizado de la marcha y pisada.

 

PODOLOGÍA A DOMICILIO

En Clínica Fontenay hemos querido ayudar a todos nuestros pacientes con problemas de movilidad acercando así nuestra consulta de podología a las casas de nuestros pacientes.

¿Quieres más información?